Derivados financieros

Es un término general que describe la clase de instrumentos relacionados con futuros que ofrecen las compañías de petróleo, los bancos, las grandes casas comisionistas, etc. Estos programas se “derivan” de contratos generales de futuros, pero con frecuencia se adaptan al mercado individual y las necesidades de las compañías. Por ejemplo, cuando una compañía petrolera ofrece un precio de límite máximo para los precios mayoristas del petróleo No. 2 en Atlanta que está atado al promedio de OPIS, está ofreciendo un derivado. Estos derivados pueden ser “húmedos” cuando se trata de compras o ventas físicas reales o “en papel” cuando sólo hay intercambio de dinero. Con frecuencia, el término incluye contratos de futuros o de opciones, puesto que éstos son “derivados” de los productos que representan.